Sutpecos: Ni silencio, ni complicidad

Sutpecos: Ni silencio, ni complicidad

218
Compartir

Ha transcurrido un año mas de continuación de políticas neo liberales, ahora a cargo del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski. En su mensaje por fiestas patrias pidió disculpas por no restablecer el crecimiento económico apelando a los casos Lava Jato y el Niño Costero señaló que estuvieron “fuera de su control inmediato”.

Ninguna referencia a los profesionales del periodismo y la comunicación social y a los trabajadores en general. Este sector es parecido a un territorio liberado para la oligarquía empresarial de la prensa y de la concentración de medios. Aquí, no hay ni remota idea de revolución social.

La explotación capitalista, neo esclavista, remece la conciencia nacional no sólo por lo sucedido en el incendio del edificio en Las Malvinas, sino porque efectivamente existe y cruza toda la economía nacional, en los lavaderos de oro y tala de árboles en la amazonia, en los grandes centros comerciales urbanos y en el trabajo doméstico; campea la corrupción en niveles mas altos del Estado, la inseguridad ciudadana y la violencia van en aumento y el gobierno de PPK tiene ojos para inmiscuirse en Venezuela y no para contemplar los problemas sociales del Perú.

En fin, en la calle aumenta la protesta social, maestros, médicos, enfermeras, obstetras y otros profesionales y trabajadores administrativos de la salud y en general del sector público exigiendo derecho a la negociación colectiva y mejores condiciones de salario y de pensiones al igual que en el sector privado donde lejos de cumplir con las promesas electorales de respeto a los derechos laborales, amenazan con una reforma laboral pro patronal.

El SUTPECOS es una joven organización sindical legalmente constituida y legítimamente reconocida por sus afiliados, base de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y a la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) que enarbola el sindicalismo, clasista, mariateguista, socialista por lo que está siempre al lado de los que impulsan los cambios que los trabajadores y el pueblo exigen.

Frente a los hechos que ocurren el en país, no hay razón alguna para permanecer en silencio porque en horas de lucha éste puede ser complicidad. En el plano internacional, sin importar la opinión de los conservadores amoldados al sistema, el SUTPECOS condena la expulsión del embajador de la República Bolivariana de Venezuela y exige respeto a la libre determinación de los pueblos.

¡Por trabajo digno y con la verdad desde el pueblo!, el SUTPECOS participará en la movilización de la CGTP para el 24 de agosto en solidaridad con los gremios en conflicto y por la atención a las demandas sociales.